¿CUÁNTOS ÁRBOLES HACEN UN BOSQUE?

 

 

 

Bosque y cuento de Susana Vacas. Espacio SoHo. Primavera 2011.

Un bosque y dos casitas enjauladas, la de Penélope sin Ulises y la del Conejo sin Alicia

– ¿Cuántos árboles hacen un bosque?

Buena pregunta, se dijo el Conejo, pero llevaba tanta prisa por encontrarse con Alicia que se le olvidó responderla.

– ¿Cuántos árboles hacen un bosque?

Buena pregunta, le dijo Ulises a Penélope. Te la responderé al regreso de mi viaje. Pero todavía no ha vuelto y Penélope no tiene la respuesta.

Así que hete aquí que tenemos a ambos, al Conejo con su reloj y a Penélope con su telar, viendo pasar el tiempo y sin saber cuántos árboles hacen un bosque.

Ambos están en sus casitas, con sus techados rojos, con sus paredes limpias y sus puertas siempre abiertas, viendo correr las saetas, sin saber nada de Alicia, que ha dejado los zapatos en la entrada esperando volver de sus aventuras con muchas historias que contar… Sin saber nada de Ulises, que viaja y viaja en barcos enormes y fuertes, sin saber que con un mero barquito de papel se puede llegar mucho más lejos, alcanzar islas mucho más misteriosas, con músicas más maravillosas.

Dos casitas, dos mundos, encerrados, enjaulados, micromundos en un bosque, un bosque que crece, ve pasar el tiempo, las saetas del reloj, y crece y crece…

Pero ¿cuántos árboles hacen un bosque?

Espera…

Blonde Redhead – Top Ranking.mp3

Blonde Redhead – Misery Is A Butterfly.mp3

Blonde Redhead – My Impure Hair.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Compuextos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s