MMMM…

 

 

 

 

 

 

 

 

Nacho Pascual nos descubre al colectivo Mmmm…, integrado por el ingeniero Emilio Alarcón, los arquitectos Alberto Alarcón y Ciro Márquez y la periodista Eva Salmerón, que lideran un proyecto en el que se combina la instalación, la perfomance, el diseño, el experimento sociológico, la publicidad y la concienciación social. Todo sobre una base de humor, diálogo y descontextualización. Desde que dieron sus primeros pasos a finales de los 90, plantándose en una cabalgata de Reyes para decir que sus majestades eran en realidad los padres, han aparcado un coche de ladrillos, han colocado antifaces a 50 personas para que deambularan a ciegas por la ciudad, han repartido a los miembros de una orquesta por las calles del centro de Vitoria tocando la misma pieza, han organizado un sorteo de jamones en la Fundación Joan Miró o han creado el servicio de Telemadre, para los que aspiramos a seguir recibiendo eternamente los mimos de mamá (aunque sea a un módico precio). Su última hazaña es la instalación de los ‘meetings bowls’, unos cuencos gigantes que actúan como bancos públicos en los que sus usuarios tienen una intimidad mayor de lo habitual. Estará en Times Square, en Nueva York, entre el 16 de agosto y el 16 de septiembre. “No nos gusta el arte para los artistas. Nos gusta el arte para todo el mundo. Nos interesa la interacción humana y las experiencias sociales”, dice Emilio Alarcón. En eso coincidimos. Echadle un ojo a su web.

Sobre estas líneas, una imagen de uno de los ‘meeting bowls’ que Mmmm… ha preparado para Times Square. Abajo, la Orquesta Dispersa durante su actuación en Vitoria.


Comparte…

Saint Etienne – Sun In My Morning.mp3

Saint Etienne – Only Love Can Break Your Heart.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Contextos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s