ROLLO DE FRESAS Y ROSAS

Por Alba Leiva

Ingredientes (para 6-8 comensales)

4 huevos
150 g de azúcar
150 g de harina
una pizca de sal
2dl de nata para montar
250 g. fresas
2 1/2 cucharadas de azúcar glasé
Fresones frescos
Azúcar glasé
Pétalos de rosa

Preparación

1. Batir los huevos (deben estar a temperatura ambiente) con el azúcar hasta que doblen su volumen. Si esto se hace con unas varillas eléctricas, las de montar claras, se tarda menos de 5 minutos, pero si se bate a mano, se necesitan al menos 10 minutos.
2. Se le añade (con una espátula o lengua) la harina tamizada y la sal y se incorpora con movimientos envolventes para que no se baje la masa.
3. La masa se vierte en un recipiente untado con mantequilla y espolvoreado con harina, o sobre un papel de hornear si se va a hacer en la bandeja del horno. Se hornea a 160º (previamente precalentado) el tiempo necesario para que quede cocido, unos 8-10 minutos. Para saberlo, se hace la prueba del palito: se pincha y si sale limpio es que está cocido. Se desmolda a los pocos minutos, siempre en caliente y se deja en una rejilla metálica.
4. Tapar con un trapo y reservar hasta rellenar y enrollar.
5. Montar la nata con el azúcar glasé hasta que al volcar el recipiente la mezcla no se caiga.
6. Añadir el agua de rosas y mezclar con las fresas troceadas (con una espátula o lengua).
7.Cubrir 3/4 partes del bizcocho con la nata y las fresas y enrollar.
8. Espolvorear con azúcar glasé. Hacer unos 5 cortes longitudinales en los fresones y separarlos con cuidado como si fuera un abanico. Guardarlo en la nevera hasta el momento de servir, en este momento repartiremos unos pétalos de rosa a modo de lluvia primaveral.

Dulce…

Fleet Foxes – Sun Giant.mp3

Fleet Foxes – Mykonos.mp3

Fleet Foxes – English House.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Compuextos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s