CUCA GUILLÉN

El 15 de julio de 2007, El Sastre presentó a Cuca Guillén como nueva redactora de La caja de los hilos. Con el tiempo daría mucho juego. Así la describió.

Nieta de un marqués secretario de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, hija de médico y esposa de abogado de postín, creció como cualquier niña bien de la alta burguesía. Se educó en el Colegio femenino Sansueña, hizo su primera comunión en la parroquia de Santa Engracia y se matriculó en Derecho para ver si conocía a alguna promesa en la abogacía con una buena familia a sus espaldas para que la desposara. No acabó la carrera, pero consiguió su objetivo y se convirtió en lo que sus padres siempre habían soñado para ella: esposa y madre de dos niños, católica, apostólica y romana. Su marido Carlos es de los que viajan mucho y la tiene un tanto desatendida. Pero a Cuca no le importa mucho, mientras no falte crédito en la Visa. Pasados los 40, luce un pelo rubio teñido de los que deslumbran, vestido de Chanel, inmensas gafas de sol de Gucci, bolso de Louis Vuitton, zapatos de Prada… Sin ser guapa, un par de correcciones quirúrgicas le han conservado un tipo más que aceptable, que el Papa todavía no ha dicho nada del bisturí y la silicona. Cada cuatro años, a votar al PP, que no se diga. Pero bajo el caparazón de lujo pasado de frenada y conservadurismo un tanto hipertrofiado, hay una mujer curiosa, moderna y revolucionaria, que busca algo sin saber exactamente qué es. Está dispuesta a aventurarse. Eso sí, sin que se entere nadie, que ella es Cuca Gillén y no quiere dar pie a habladurías. Faltaba más.

Oyes…

Alaska y Dinarama –  A Quién Le Importa.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CUCA GUILLÉN

  1. Pingback: LA RUBIA |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s