DÍAS DE LANA

Este fue el primer artículo publicado por Safo en La Caja de los Hilos. Ocurrió el 24 de julio de 2007.

El precio que debemos pagar por pensar, supongo, es ser conscientes de nuestra deleznable existencia. Durante la vida aprendemos a llevarlo con cierta dignidad (salvo los más religiosos, quienes ya han encontrado en el paraíso una salida). Algunos se alivian escribiendo, sienten la ilusión de controlar el tiempo. Hay muchos que todavía optan por la procreación… De cualquier manera, todos buscan un único objetivo: Una proyección en lo eterno. Lo eterno, un abstracto que sólo cobra sentido cuando se materializa. Por ejemplo, un año terrestre puede más que representar la eternidad para una bacteria, ya que durante este tiempo la especie produce miles de generaciones. Si uno piensa en una estrella, su eternidad la encuentra en la propia vida del Universo. El hombre, sin embargo, concreta lo eterno de manera natural en la Humanidad. El hombre desea proyectarse en la Humanidad. Aquél que escribía pensaba que nunca sería olvidado y se regocijaba. Aquéllos que procrean saben que, aunque tarde o temprano desaparezcan, siempre quedará en el mundo su semilla (incluidos los religiosos, por si acaso). Debo decir que en mi caso nunca he disfrutado de mayor tranquilidad que cuando me he sentido parte de la Humanidad, orgullosa de mi especie, gloriosa por ser humana. Es por esto mismo que cuando me levanto muchas mañanas y leo los periódicos me enfado tanto. Ciertas personas, que degradan la condición humana a la categoría de insulto, dinamitan una y otra vez la esperanza de vivir en paz con la muerte. Es un ataque personal. Cuando esto ocurre sólo me consuelan las palabras de un poeta al que adoro y del que nunca revelaré el nombre: No day completely ends unless woolen. Así sea.

La imagen es una revisión del cuadro “Un baño en Asnieres” del neoimpresionista francés Georges Pierre Seurat. El autor de esta obra es el artista conceptual irlandés Michael Craig-Martin.

Y para escuchar…

Hooverphonic – Mad About You.mp3

Hooverphonic – Eden.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DÍAS DE LANA

  1. cristina dijo:

    Parece ser que nunca es tarde para encontrar a alguien de tu misma especie.
    Me encantan tus publicaciones.
    Un abrazo, Cristina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s