ISLA DEL PAN

Por Alba Leyva

Ingredientes

1/2 kilo de harina de trigo (de fuerza)
15 gramos de levadura de cerveza o el equivalente si es seca
0.375 litros de agua
1 cucharadita de sal (opcional)
1 cucharadita de azúcar de caña
1 cucharada de aceite de oliva

Relleno

25 g. de tomates secos troceados
25 g. de aceitunas negras o verdes sin hueso troceadas

Acabado

Sal gorda
Pimentón dulce

Preparación

1. Disolver la levadura en un poco de agua templada dentro de un recipiente grande.
2. Añadir al resto de los ingredientes (menos el relleno) y amasar hasta obtener una pasta suave y homogénea. Añadir el agua poco a poco, a medida que se amasa (primero mezclar con una cuchara de madera).
3. Trabajar la masa unos 10 minutos, añadir el relleno y amasar sobre una superficie enharinada dos minutos más.
4. Cubrir con un paño y dejarla reposar en el bol donde se ha amasado; para esta cantidad es suficiente 1 hora. Básicamente, hasta que doble el volumen, porque el tiempo de levado dependerá de la temperatura del lugar donde repose el pan.
5. Una vez pasado este tiempo, retirar del bol, darle forma de hogaza y dejar reposar con el cierre de la masa hacia arriba. Más o menos otra hora.
6. Hacer una incisión en forma de cruz en la superficie con un cuchillo de filo. Espolvorear al gusto la sal gorda y el pimentón.
7. Disponer dentro de un molde o recipiente apto para el horno. Hornear a 220 ºC durante 40-50 minutos. Estará listo cuando al golpear el pan, éste suene hueco.
8. Sacar del horno y dejar enfríar sobre una rejilla.
9. El paso más importante de todos; degustar desde los cinco sentidos; su aroma, textura, sabor, aspecto y sonido al crujir el primer bocado.

Disfrutad de este inolvidable y cálido viaje a las Islas Pan (Hornolandia) País de Nunca Jamás.

Ñam…

Buffalo Springfield – For  What It’s Worth.mp3

Buffalo Springfield – Bluebird.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Compuextos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s