PESADILLAS Y MILAGROS

 

Joel-Peter_WitkinEl 9 de agosto de 2007, con motivo de la Bienal de las Artes de la Imagen de Zaragoza, Tomás Lobo nos invitó a descubrir a uno de los maestros de la fotografía contemporánea.

Es curioso ver la reacción del público ante la pesadilla. Interés morboso, sorpresa desencajada, risa nerviosa, terremoto estomacal… Incluso hay quien prefiere esperar en la puerta después de haber visto media docena de ventanas del horror y no haber podido contemplar ni una más. Así es Joel Peter Witkin. La muerte, el sexo, lo grotesco, lo inhumano, el dolor. Es la búsqueda del otro, de lo diferente. Cadáveres mutilados, tullidos, animales desmembrados y crucificados, mujeres barbudas, hermafroditas hiperbólicas… Una parada de los monstruos, que salen de su escondrijo para reivindicar su existencia. No obstante y quizá ése es el mérito, entre tanta pesadilla siempre aparece una pequeña luz. Puede que sea en una mirada o en una sonrisa. No sé. Pero esas instantáneas esconden algo. Es el milagro de Witkin, siempre polémico por su capacidad de construir escenas con un efecto devastador en quien observa. Al uso magistral del blanco y negro, suma numerosas referencias artísticas, desde El Bosco, posiblemente su influencia más evidente, hasta los maestros del barroco, como Caravaggio y Velázquez. Controversias aparte, Witkin ofrece un interesante espacio de reflexión, un grito de protesta ante una sociedad de consumo subyugada ante lo bello (o ante cierta versión de lo bello). Witkin explora la angustia desconocida. Aunque duela.

Para conocer mejor el trabajo de Joel Peter Witkin, podéis recurrir a algunos interesantes catálogos en Internet, como los de Zone Zero o Edelman Gallery. Arriba, la “Mujer pájaro”.

Carl Orff – Carmina Burana (O Fortuna)

 

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s