BAJO EL PUENTE

piedra

Fue un 11 de agosto de 2007 cuando C. de la Vega publicó una de sus chaladuras con motivo de una acampada ecologista en defensa del Ebro y del puente de Piedra de Zaragoza.

Aquí hay bussiness. Eso pensé. Ecologetas, punkis, madaleneros… Todos de acampada. Seguro que hay necesidad de un poquito de costo rico, que tengo un par de pedruscos que como no los coloque se me van a secar. Pues que me fui al Puente de Piedra a hacer negocio. Bajé por el de Hierro, respiré hondo y allí me planté. Estaban todos sentados, esperando. “Coleguita, tengo chocolate, del bueno, a 20 euros…”. Me miraron con cara de póker. “Oye tío, que no es el sitio ni el momento. Aquí estamos para otra cosa”, me dijo uno que ya peinaba canas. ¿No es el sitio? La verdad es que casi nadie fumaba y el que lo hacía ya tenía sus provisiones. La he vuelto a cagar. Pues si no coloco el tate, a ver si me hago a alguna chavalita, que con este calor… Me acerqué a una y le dije: “Qué, a tomar el sol, ¿no? ¿Te pongo cremita? ”. Me miró como si fuera un marciano. “Que te pires. ¿De qué vas?”, me gruñó. Bueno, bueno, no es para tanto. En éstas, empieza a haber movimiento y veo a unos tíos de azul. ¡¡¡Ostia, la pasma!!! ¡¡¡Que me requisan el material!!! Di media vuelta y me fui cagando leches hacia los matorrales. ¡¡¡Zassss!!! Me metí un viaje con una rama que me dejo zumbao. Iba tan grogui que empecé a correr sin saber a dónde y… ¡¡¡Plooooof!!! Al agua. Cago’n la puta. El costo a tomar por culo. Me levanté como pude y me escondí detrás de un árbol a ver si escampaba. Qué putada. Mierda de ciudad.

Desde La caja de los hilos queremos aplaudir el esfuerzo de los ecologistas que permanecieron acampados en el Puente de Piedra para defender un Ebro vivo. La foto es de Carlos Mata y hay más información en puentedepiedra.

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s