DE VUELTA

alix
Noticias de Coleguita. Tras varias entradas y salidas del talego, hoy vuelve más macarra que nunca. Ha pasado demasiado tiempo.

“Ya estoy de vuelta. Salgo del trullo y lo primero que veo es un mensaje del Sastre. Que si una edición especial, que si algo conmemorativo. No sé muy bien qué quiere, pero creo que a Safo también le ha dicho que se pase por la redacción. ¿Que dónde he estado hasta ahora? En el trullo, ya lo he dicho. Pero en el trullo sudafricano. Me pillaron con unos gramillos a la salida del estadio cuando ganamos la final (¿Qué tiempos, eh?) Y me machacaron por paliducho. Yo iba repartiendo a la hinchada española, que tenía ganas de traca pero poco fuel. Un juicio rápido y al talego. Por lo menos he aprendido inglés. Sé, por ejemplo, que “dar por el culo” es “fuck in the ass” o que “ponte a cuatro patas” es “on your four legs”. A veces abrevian “on your four”. Consejo: no hagáis fuerza que hace más daño. Pensad, por ejemplo, que es como bajar al moro pero a toda hostia, una o dos veces por segundo.  Luego también está lo psicológico, claro. Uno puede hundirse, sentirse ultrajado y todo eso, o puede verle el lado positivo: después de que pasen esos rabos me van a caber por lo menos cien gramos más de polen. Fuerza, supervivencia en entornos hostiles, eso soy yo. Como decía Rambo “para sobrevivir a la guerra hay que convertirse en guerra”. Coleguita: el Rambo del trapicheo. Os dejo con un jaikú que escribí en la pared de la celda:

Por el ojo de la cerradura se ve el mar

La imagen es de Alberto García Alix.

Alt J – Something Goog.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Textos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s