HISTORIAS DE BROOKLYN

Paul Himmel: Brooklyn Bridge View, 1950.

Como siempre agradecemos las colaboraciones. El 23 de agosto de 2007, Pablo Díaz nos envió una reseña literaria sobre la novela de Paul Auster titulada The Brooklyn Follies. Allá va:

“Nathan Glass, el protagonista y narrador de esta deliciosa novela, vuelve a Brooklyn para morir. Solo, divorciado, con una hija con la que no se habla, y un cáncer de pulmón del que no cree que sobreviva, decide terminar sus días en el anónimo barrio que le vio crecer sesenta años atrás. Nada más llegar, la casualidad le hace toparse con su sobrino, Tom Wood, al que no veía desde hacía tiempo. Sensiblemente desmejorado, y trabajando en un almacén de libros de segunda mano, Tom es la imagen viva de la decadencia. Ambos en sus respectivas soledades y con la literatura como centro de sus conversaciones, retoman una amistad que cambiará sus vidas. La novela es de disfrute obligatorio para el amante de la buena literatura. Con una prosa sencilla pero muy aguda y un aire de casualidad, Paul Auster trae las más insólitas y bellas historias que, como un rompecabezas, van conformando la trama. El episodio de Kafka y la niña del parque, los sueños en el Hotel Existencia, la falsificación del manuscrito de “La letra escarlata”… son ejemplos de estas pequeñas joyas. Al mismo tiempo, el protagonista, sin ninguna pretensión literaria, anda escribiendo un libro sobre los desvaríos y las torpezas humanas. El autor establece un juego travieso entre la novela que uno lee y lo que Nathan escribe. Aunque no me parece el aspecto más sobresaliente de esta obra, el sabor metaliterario que impregna todas las novelas de Paul Auster es ya un sello característico.De cualquier manera se habla de literatura, de sueños y de sentimientos, se expresa belleza con la sensibilidad y la técnica propias de un genio. Un libro más que recomendable”.

Sobre estas líneas, el puente de Brooklyn, visto por el maestro Paul Himmel. No sé por qué el cuerpo me pide escuchar algo de Tom Waits.

Tom Waits – Better Whitout Wife.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s