HAY QUE PONER ORDEN

cala1La Caja de los Hilos se desmadró con rapidez con Rafita y C. de la Vega. Tanto, que El Sastre tuvo que intervenir el 1 de septiembre de 2007.

Es que uno no se puede ir de vacaciones. Mira que lo tengo dicho. En este blog no están permitidas las vulgaridades, las obscenidades y la falta de respeto. Y eso que llevábamos una semana buena, con los textos de Safo y nuestras colaboraciones literarias. Pero no. Rafita y Coleguita, siempre llamando la atención. Menudo par de salvajes. El primero contando fantasías adolescentes de supuestas felaciones en cuartos trasteros. Además de imposible, el texto es asqueroso por su tono soez, de porno barato. ¿Y Coleguita? Su discurso homófobo, infantil y estúpido es para vomitar. Y qué gracioso el falo de Mapplethorpe, ¿verdad Coleguita? ¿Aún te las darás de cultureta? ¿No podías haber puesto unas calas? Os aviso: la próxima que me hagáis una de éstas os castigo seis meses sin publicar. Y no admito ni la más mínima protesta. A partir de ahora, esta bitácora va a ser un lugar de orden.

Además de sus transgresores desnudos, Mapplethorpe mostró una gran atención hacia las flores, a las que dotó de gran sensualidad. Sobre estas líneas, “Calla Lilly”.

Como Rafita y Coleguita, en el fondo, muy en el fondo, son dos buenos chicos, les vamos a dedicar esas canciones que Lou Reed componía para los inadaptados, los toxicómanos, las prostitutas, los chaperos, los transexuales…Va por todos ellos.

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s