MUSARAÑAS EN EL ÉTER

20070903232047-hada-expansionA veces aparece. Es El hada madrina en el éter, observándolo todo. Esto decía el 3 de septiembre de 2007.

Empecé a subir, a subir, a subir… La troposfera, la estratosfera, la mesosfera, la termosfera… A 2.000 kilómetros del suelo, La Tierra parecía un juego de cristal, una burbuja ensimismada, una película muda. Miré al Sol, a la Luna, a Marte y pensé: “Vivimos en un Universo en expansión acelerada [1]”. Entre nebulosas y sueños, giré la cabeza y observé la curvatura del espacio-tiempo [2], como Einstein en su día, y parpadeé. Parpadeé no de emoción, sino de incredulidad, al percibir unas energías incontrolables que me arrastraban casi hasta el desvanecimiento. En este Universo en expansión acelerada, mecida por la deformación de la geometría del monopolo magnético [3], me dejé llevar hacia una dimensión arbitraria en la que pude tocar aquello que todavía no se es posible acariciar en el mundo de lo sensible. Maldita cuántica. En mis ingrávidas volteretas, tomé una cuerda [4] y traté de encontrar una escapatoria a las extrañas configuraciones que me acechaban hasta llegar al holograma [5]. ¿Al holograma? Sí, a la huella en la esfera, al rastro del invisible, al bucle imposible. En mi delirio, vi estrellas y carros, musarañas en el éter, papelitos de colores revoloteando por los teoremas de los sabios. Apreté fuerte los ojos y los labios, agité mis alas y desperté cayendo suavemente entre los árboles del bosque de las hadas. No me había hecho daño. Todo estaba en orden. Miré al cielo y quise subir de nuevo [6].

El hada procede del baúl de Helena Santolaya. La nebulosa que sobrevuela nuestra protagonista es obra de Doughlas Finkbeiner, del Departamento de Astrofísica de la Universidad de Princeton, que hace dos años convocó un concurso de arte y ciencia.

El Duque blanco sí que lo tenía claro…

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s