PARA CHUPARSE LOS DEDOS

pinkPor fin llegó El Navegador, que el 5 de septiembre de 2007 recopiló unas interesantes animaciones. Disfruten.

Mi voracidad cibernética no tiene límites y en los últimos días os he preparado un menú para chuparse los dedos. O lo que uno quiera. He seleccionado los ingredientes que a mí me gustan. Un poquito de humor, media ración de rollito raro, sabores exóticos…. Solo para gourmets. Para abrir boca, os quiero presentar a Josh Gosfield, un iconoclasta artista neoyorquino que tiene una colección de santos mensuales en su blog que no tiene desperdicio. Nuestra favorita es Pink, aunque hay muchas más. No os perdáis su web, que además de wapa, wapa (como dicen los blogueros más horteras), tiene un portfolio que mola, mola (en fins, me estoy perdiendo…). De segundo plato, ofrecemos un cóctel goloso. Si mezclas cuarto y mitad de videojuegos ochenteros, un puntito Lego, Pin y Pon y clicks de Famobil, un chorrito de manga japonés, estilo Mazinger Z, y unas gotas de LSD, el resultado es el psicodélico Mumbleboy. Hala, a gozar con el chico. Y de postre, algo dulce. Se trata de la historia de Alice, una niña que vive en China con sus padres y que siempre acaba un poco perdida. “Oigo la voz de Brad diciendo: ‘Ve por ese camino”. La niña viaja en el segundo capítulo a Italia y después a Rusia. Una delicatessen. Bueno, no os entretengo más, que con estos tres platos podréis estar navegando un ratito largo. Buen provecho.

Pink nuestra princesa pop, se encarga de dar vida y color a este post.

A bailar…

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s