LA CALA SIGUE CREANDO

La Cala, la Casa Abierta La Andariega de Chodes (Zaragoza), nació hace nueve años como semilla creativa ideada por Carlos Grassa Toro y Carolina Mejía. Pudo ser hotel, pero optó por ser simiente del talento a través de talleres, cursos, conferencias, exposiciones, recitales, publicaciones y residencias de artistas. Se convirtió en república de la palabra, quizá independiente o, al menos, trascendente. Por estos nueve años de cine, barro, tierra, viento, música, libros, máscaras, forja y tiempo han pasado muchos malabaristas de la creación: Ana Cristina Zurita, Marisa (silbatriz) Pons, Isidro Ferrer, Conchi del Río, Pep Carrió, Diego Fermín, Luis Felipe Alegre, Arnal Ballester, Jorge Saraniche, Jean-Michel Hernández, Gonzalo Ferreró, Julia Bejarano, Jesús Jiménez, Alfredo Martínez, David Adiego, Gustavo Puerta… Desde sus paredes de piedra, el paisaje se ha transformado con la patafísica, el canto, la literatura potencial, la poesía erótica, el teatro, el silencio, la biblioteca, la escultura y la escritura. Crear, pensar, contemplar, investigar y ver la vida pasar como en una fotonovela. Pero La Cala quiere crecer, cumplir 10 años, y 10 más. Para conseguirlo, necesita mecenas que consoliden este laboratorio del experimento, este taller artesano de la invención. A través de Verkami, la plataforma de crowdfunding para proyectos creativos, se ha abierto un plazo para hacer aportaciones a este proyecto. Desde 15 euros a 500. Y la ayuda tiene recompensa: una cena-recital, un taller, un curso, una residencia de 10 días, además de “disfrutar gratuitamente de un calendario de exposiciones que presentará, junto a artistas de larga trayectoria, el descubrimiento de la obra de artistas emergentes”. El tiempo se agota y solo quedan 16 días para alcanzar el objetivo prefijado de obtener 11.000 euros. Todo lo recaudado se destinará a la producción de las exposiciones y curadurías, al profesorado de talleres y cursos, a las residencias de artistas, así como a los gastos generales de mantenimiento de las instalaciones. Una vez superado el trance, vendrá todo lo demás: talleres de escritura creativa, ilustración, etnobotánica, carteles, realismo mágico, experimentación musical y poética, escultura en cartón, instalaciones, fotografía, publicaciones y algunas cosas más que el torrente de La Cala te ofrece pescar.

En La Cala se hace magia, como con Silbatriz Pons y su experiencia sonora de sílabas y silbos.

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Textos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s