HISTORIAS DE PVA EN GRUPO

HamsterdamExterior1Facebook-big

Nueva carta a la tía Neus. Alicia Lázuli le cuenta un nuevo recorrido por la exposición ¿Poesía visual en Aragón?, en esta ocasión en grupo. Aquí está.

Querida tía Neus, hace días que quería escribirte, pero no sé si te conté que había vuelto a trabajar en la cafetería y ya sabes cómo son los Pilares, no he tenido tiempo ni de pestañear. Con decirte que hasta el sábado pasado no pude ir al Centro de Historias para retomar la exposición que no terminé de ver el día de la inauguración… El caso es que, cuando llegué, había un tipo con aire de lobo de mar explicando a un atento grupo de personas que el que dibujaba bien era su hermano, que a él se le daba mejor la tijera y que en sus composiciones intervenía mucho el azar. Me dijeron más tarde que se trataba de Miguel Ángel Ortiz Albero y que, además de hacer esos collages que a mí me parecieron tan misteriosos, escribía poemas de los otros, de los de leer.

combo5
Después, todo el mundo –y yo con todo el mundo– se desplazó hacia donde José Luis Yus tenía colgado su poema visual to came que, paradójicamente, no puede tocarse porque está protegido por un cristal, pero que, si pudiera tocarse, sólo podría ser interpretado por quienes conocieran el sistema de lectura braille, ya que el texto que sirve de base al poema así está escrito. Menudo lío, tía Neus, este de la poesía visual. Para colmo, José Luis Yus había colocado sobre una peana un libro hecho de plomo ¡Esa sí que es una metáfora de peso!

Seguí al grupo hasta la pared donde Charo de la Varga había atrapado un corazón de lana –nunca había pensado que un poema pudiera encerrarse en una jaula-  pero como esa sala ya la había recorrido el día de la inauguración, preferí acercarme hasta el plano de Hamsterdam que Óscar Sanmartín había colocado junto a la maqueta de una disparatada habitación. Me quedé hipnotizada, tía Neus. Me hubiera gustado ser diminuta para colarme por la ventana de tan extraña arquitectura y recorrer el interior del mundo poético y surrealista de Óscar Sanmartín.

hamster

Me tropecé a continuación con una pared blanca. Bueno, casi todas las paredes eran blancas, pero esta lo era más, porque Ricardo Calero escribe sobre el blanco el blanco. Y usa palabras que no pesan y que pesan. Nadie. Nunca. Nada. Y también utiliza imágenes que no pesan y que pesan. Una gota de agua, una lágrima. Me dijeron, tía Neus, que lleva más de diez años lanzando pasaportes al mar desde una barca, 365 en cada viaje, y que después vuelve a tierra para esperar que las olas arrastren a la orilla los restos del naufragio. Parece que en todos esos años sólo ha podido rescatar unos pocos fragmentos. Es duro pensar en tantos sueños rotos en el mar por carecer de pasaporte. ¡Cómo si los sueños necesitasen un número de identificación!

nunca

Estuve a punto de agarrarme al pasamanos que Gema Rupérez había instalado en una de las paredes de la sala. De pensarlo, me duele. Es extraño, tía Neus, lo seductor que puede llegar a ser el peligro. El pasamanos estaba lleno de espinas y yo sólo pensaba en tocarlas, sobre todo después de leer el cartel que lo prohibía. Creo que si no llega a ser por la mirada censuradora del guarda de seguridad, no hubiera podido resistirme. Pensé que José Luis Yus y Gema Rupérez habían generado sin proponérselo un diálogo visual. Mientras la obra de Yus nos decía to came, junto a la de Gema Rupérez se leía “no tocar”.

combo2

Un sombrero se apoyaba sobre una respuesta imposible, porque aparecía un signo de interrogación invertido que ni abría ni cerraba la pregunta. El enigma era de pierre d. la. Junto al sombrero, aparecía una colección de letras, sobre todo vocales. ¿Es posible construir un poema con una sola letra? Pues pierre d. la  lo construye. ¿Es posible convertir una letra en objeto? Pues pierre d. la no sólo la convierte, sino que, además, le da un mordisco. Me está gustando mucho, tía Neus, esto de la poesía visual, pero soy casi tan lenta mirando poemas como leyéndolos. Estaba disfrutando del cuaderno de no sé cuántos metros que pierre d. la había desplegado invadiendo la sala, cuando, no sé de qué manera, el grupo de personas con el que me había tropezado al entrar, me arrastró fuera del Centro de Historias y me vi, de pronto, con una cerveza en la mano hablando de palabras en libertad, de experimentos y de metáforas visuales, sin haber visto todavía una de las tres salas.

No hay mal que por bien no venga, porque me han dicho que el próximo sábado, 25 de octubre, a las 12 de la mañana, va a conducir la visita a la exposición Túa Blesa, el punktedrático, y, eso, tía Neus, sí que no me lo pierdo.

Ya te contaré. Besos.

pierre4

De arriba, abajo:
Óscar Sanmartín (Hamsterdam, diorama, 2014)
Miguel Ángel Ortiz Albero (Cuaderno de las desapariciones, 2014)
Charo de la Varga (Jaula torácica, 2014)
Miguel Ángel Ortiz Albero (Cuaderno de las desapariciones, 2014)
Óscar Sanmartín (Hamsterdam, 2014)
Ricardo Calero (Nunca, 1994-2004)
pierre d. la (¿Hay alguien debajo de mí?, 2010)
José Luis Yus B. (To came, 2014)
Gema Rupérez (Pasamanos, 2011)
pierre d. la (deriva nº 1.261 [no realizada] antes de visitarte, 2014)

La exposición ¿Poesía Visual en Aragón? se inauguró el pasado 11 de septiembre y se podrá visitar en el Centro de Historias de Zaragoza hasta el 9 de noviembre.

Architecture in Helsinki – The Owls Go.mp3

Bob Dylan – Friday.mp3

Soley – Pretty Face.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Textos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s