ANTE USTEDES, NEO

dimitri

Hubo un día, el 21 de octubre de 2007, que Rafita de la Olla decidió llamarse Neo. Ocurrió en la vieja Caja de los hilos.

Señoras y señores: ante ustedes, Neo. Se acabaron los nombres cutres y ridículos como “Rafita”. ¿Quién puede ligar con ese nombre? Es que ni aunque tengas la Nintendo Wii, con ese nombre no hay nada que hacer. Cada vez que lo pienso… Treintaiún años, ya para treintraidós sin comerme un rosco y yo sin darme cuenta. La culpa es de mi madre. Primero por ponerme Rafa y luego por llamarme: “Rafita, anda, enséñale tus dibujos (normalmente monstruos) a la tía Concha” y Rafita por aquí y Rafita por allá… y ¡Qué coño! ¿Rafita hasta la muerte? Pues no. Ayer fui al juzgado y me puse Neo. Funciona. Salgo de allí y me encuentro a Loli “la del tanga” (la llamamos así porque iba enseñando el tanga en el instituto en los tiempos en que eso era un delito). Me dice “¿Qué pasa, Rafita?”, a lo que le contesto “Che, che, sin ofender, que ahora me llamo Neo”. La tía se quedó alucinada. “¡Cómo mola! Como Matrix, ¿no?”, y entonces le expliqué “Sí, además Neo es como One en inglés ¿sabes? que es uno. Y si me llaman ‘el Neo’ es como si dijeran ‘the One’ que significa el elegido”. Se quedó con la copla. Después me fui a Zara a comprarme una gabardina negra como la de Matrix, porque un cambio de nombre sin cambio de look no es nada. Al final, como eran muy caras me pillé una túnica de Semana Santa, que si le quitas el cinto rojo da el pego. Hoy salgo de marcha, ya no más chats eróticos ni eyaculaciones en el teclado. Neo va a triunfar esta noche.

Como ha nacido un nuevo hombre, nos ha venido a la cabeza una campaña publicitaria de Dimitri Daniloff para PlayStation (la tercera afición de Rafita, perdón Neo, después de dormir hasta la una y matarse a pajas).

Neo, Neo, Neo…

 

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s