¡SIEMPRE LÁTEX!

putilatex

El 23 de octubre de 2007 llegó la segunda colaboración a la vieja Caja de Josefina Ketamina. Nos envió una acalorada recomendación de su último descubrimiento: el grupo albaceteño Putilátex

Andaba yo el sábado en La Magnética con mi amigo Nacho, de Towanda, atiborrada de anfetaminas y gin tonics y va y me dice: “Josefina, acabo de descubrir a un grupo cojonudo. Son los Putilátex. Llevan un rollito así como Almodóvar y McNamara. Me encantan. En youtube hay algunos vídeos”. Me comentó que la semana pasada estuvieron en Zaragoza, en la Bass Space, y que ya habían venido hace un par de años para el Plastidepop. “Yo es que últimamente estoy más metida en las drogas de síntesis que en el rollito de los eventos culturales”, me disculpé. Como de follar el fin de semana, nada de nada (ni una triste polla que llevarme a la boca… snif), a eso de las nueve y media, cuando llegué a casa, me metí un valium y, ya más tranquila, enchufé el portátil. ¡Menudo descubrimiento! Petardeo, electroclash irreverente, punk gorrino, blasfemias, una especie de kalimotxo glam, de esquizofrenia pop… ¡Qué goce! Conocí a Gemapop (puti) y a Franky (látex) y al resto de los chicos. ¡Cómo no sabía nada de ellos hasta ahora! ¡Gracias Nacho! Me encantó ‘Monja’ y su letra: ‘Estigmas, estigmas de placer, por verte amanecer en mi cama. Estigmas me conoces bien, sabes que me pongo muy guarra”. También me quedo con ‘Unchi’: ‘Para tu polla… ¡Siempre látex! ¡Nunca caucho!’. Me quedé frita sobre el teclado y me empezó a dar vueltas la cabeza con el pegadizo estribillo: “Siempre látex, siempre látex….”. Y es que yo también me pongo muy guarra.

Hervás & Archer firman esta magnífica foto de Puti y Látex, siempre tan sugerentes como provocativos.

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s