EL RELATO DEL MES

kleinEl 7 de noviembre de 2011 la Caja de los Hilos invitó a sus lectores a conocer el relato “Fantasía bética”, de Pablo Díaz, así como las últimas novedades de La habitación de Klaus.

La habitación de Klaus presenta nuevo relato. Pablo Díaz repite con un cuento en el que describe la historia de Ádamo, el hombre más envidiado de Alberache. Bajo el título “Fantasía Bética”, como la obra de Manuel de Falla, el texto descubre las fabulaciones y leyendas de un pueblo y recrea a un Fausto rural que demuestra lo necesario que es soñar. Pero los chicos de La habitación de Klaus tienen algunas cosas más, en concreto cuatro cortometrajes de animación estupendos. Los seguidores de este semanario de la web habrán disfrutado con “Jumping”, del maestro del manga Osamu Tezuka, que demuestra que el anime puede llevar un mensaje profundo en sus fotogramas. Además hay otro clásico: “Vincent”, de Tim Burton y Rick Heinrichs. Se trata del primer cortometraje del cineasta californiano, que ya utiliza la técnica del stop motion, así como el tono lúgubre y misterioso que ha impregnado toda su obra. Otra joya es “La mosca”, del dibujante húngaro Ferenc Rofusz. Este trabajo fue galardonado con el Oscar al mejor corto de animación en 1981. Por último, el chileno Roberto Avaria ha triunfado por todas partes con su sensacional creación “Mi primer trabajo”, en la que relata el camino hacia la alienación que sufre un joven al tratar de integrarse en el sistema. En fin, no os entretengo más. Os dejo que visitéis ya La habitación de Klaus.

A Yves Klein lo descubrimos en el siempre sorprendente blog de Javier Reguera.

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s