UN DESLIZ

Kacere_Jutta

Ocurrió el 10 de noviembre de 2007 en la vieja Caja. Ese día, Cuca se puso picantona.

-Estás de guasa, Cuca –me dijo Pitusa cuando se lo conté.

-Que no, chica, que no –le contesté.

-Me estás tomando el pelo.

-Oyes, que no.

-Que no me lo creo.

-Ya te digo yo que sí.

-Mira, Cuca, que te conozco hace años y tú no eres así.

-Pitusa, que no sé lo que me ha pasado, pero me ha pasado. No sé, habrá sido el calor, el verano, Carlos, que siempre está de viaje, no sé… Sólo sé que te lo tenía que decir, que no me podía quedar con esto dentro. Pero, porfa, no se lo digas a nadie, ni a tu marido.

-Cuquita, dime la verdad. ¿Has estado bebiendo?

-Oyes, oyes, que una es una señora, casada y con hijos, de la parroquia de Santa Engracia y dama de la Corte de Honor de la Virgen del Pilar. Esto no cambia nada.

-¿Cómo que no cambia nada? Tú has bebido.

pm-15094-medium
-Pitusa, si no me crees tú, ¿quién me va a creer?

-Chica, que no estoy para bromas.

-Ni yo. Pero tampoco creo que sea para tanto.

-Ay, madre, que te vamos a tener que llevar al médico.

-¿Al médico?

-Por si has cogido una enfermedad de transmisión de ésas, el sida o algo…

-Oyes, oyes, no me angusties…

-¿Has hablado con tu marido?

-¿Con Carlos? ¿Para qué?

-Si, hija, sí, con Carlos. Esto es algo que deberías resolver en pareja, lo deberías afrontar cuanto antes. ¿O es que piensas engañarle?

-Hombre, por una vez…

-Ni una vez ni gaitas, Cuca. Y con el párroco también, para que te ponga una buena penitencia.

-¿Con don Alejandro? Me da una vergüenza…

-Pues habértelo pensado antes. Ahora ya no hay vuelta atrás. Lo hecho, hecho está.

-Maña, no sé…

-Pero, ¿cómo ha podido pasar? ¿Cómo no nos dimos cuenta antes?

-Pues la verdad es que me sentó divinamente. Fue una forma de romper la monotonía, ¿no?, ¿sabes lo que te digo?

-Cuca, no hables más. Encima regodeándote, como una fulana. Prométeme que no lo volverás a hacer nunca.

-Vale, vale… Pero si sólo fueron unas bragas.

kacere-Sí, ¡pero te las compraste en Grancasa por ocho euros! ¡Cómo una yonki!

-Es que eran tan monas…

-Cuca, no sé lo que voy a hacer contigo. Ahora tengo que ir a buscar a los niños, pero ya hablaremos tú y yo, porque esto no puede quedar así. Unas bragas en Grancasa, ¡por Dios bendito! Preocupada me voy…

-Anda, anda… Ya te llamaré Pitusina… Mua, mua

-Mua, mua… Ay, Cuquita, no me des más estos sustos… ¡Dónde vamos a parar!

John Kacere es un pintor con un insistente fetichismo por la ropa interior femenina.

Hoy es el día perfecto para escuchar a Nina

Nina Simone – Trouble In Mind.mp3

Nina Simone – My Baby Just Cares For Me.mp3

Nina Simone – Just Like A Woman.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s