POETA EN UK

horse_nude1En su etapa británica, C. de la Vega quiso concretar qué quería ser. Pensó en la poesía pero al final se quedó en el eructo. Esto se publicó el 4 de diciembre de 2007 en la vieja Caja.

Llevo unos días pensando sobre lo que quiero hacer en el futuro. Me pregunto: “¿Qué es lo que le falta a tu vida para ser perfecta, Coleguita?”. A primera vista nada parece fuera de lugar…¿Será una mujer? Decididamente no, no estoy dispuesto a atarme. Y en cuanto al sexo creo que tengo suficiente. Ohhh…Hablo de sexo y me acuerdo de la harapofiesta, no lo puedo evitar. Mmm… ¡Qué polvazo me eché entre bambalinas con Josefina Ketamina! Con esa boquita que tiene de succionar golosinas. Eso es sexo, sí. Y es que el sexo (lo siento por Neo) lo encuentro donde quiera que vaya. De modo que de mujeres no va la cosa… Entonces, ¿será que me falta un hermano pequeño? El otro día demostré (por si alguien lo dudaba) que yo podría ser un hermano ejemplar. Con Enrico, sin ir más lejos. Lo saqué de las garras de Neo (le estaba metiendo unas collejas que estuvieron a punto de desnucar al pobre chaval) y me lo llevé a un rincón. Le enseñé a liar petas. Eso que se lleva por delante, que el saber es como la farlopa: ocupa poco. Jo, está de puta madre tener un hermanito que te admire… Quizá me falte un hermano pequeño, es verdad, pero eso me temo que ya no tiene solución. Olvidémonos de hermanos… “Vamos piensa, Coleguita”, me digo, “¿qué le puede faltar a tu vida?”. ¡Ya lo tengo! Le falta un libro. Todos los caminos me llevan al libro. Un libro firmado por mí, sí. Lo he decidido, voy a escribir un libro de poemas. Será mi Romancero Calorro. Suena bien ¿verdad? “El Romancero Calorro” de Coleguita. Pero poco a poco ¿eh? Sin agobios. Si cada día me invento una rima, al cabo de dos meses tendré ya… Bueno, también se puede escribir un libro de haikús que son más cortitos, no es mala idea (y encima ese rollito oriental le gusta a las tías). Además, creo que tengo sangre de poeta. Empecé ya en el avión, mi cabeza no podía parar. A mitad de vuelo, sin venir a cuento, se me ocurrieron dos rimas buenísimas que no las voy a decir porque son un poco picantes y su excelentísimo Sastre a lo mejor se mosquea. Además, paso de escribir poemas en un blog, eso ya lo hacen Safo y Ana Manzana. Quien quiera leer mis versos que pague. Lo siento. No me gusta comerciar con el arte pero es que uno tiene que vivir ¿sabéis? Aquí, en UK, me saco un pico con los cigarrillos que me manda Neo, pero no es suficiente, necesito otros ingresos. Estoy intentando meter la cabeza en el asunto de las maduritas. Con mi aspecto de latin lover puedo ser gigoló, eso sí que es una pasta. Aunque no es un mundo fácil, no, hay que ser perseverante. Como decía uno, “si alguna vez te llega la inspiración, mejor que te pille trabajando”. No sé si estaba intentando ligar o escribir una obra de teatro pero da igual. A trabajar. Ahora, siguiendo las instrucciones de su Sastrísimo, os voy a contar algo de este país. Lo mejor es la comida. Ahí sí que se ve claramente que es un país más evolucionado, ya no comen verdura. Me encanta, te puedes poner morao de kebabs, hamburguesas y pizzas sin sentirte culpable por no probar la fibra. Lo peor es la manera que tienen de hablar estos ingleses, no se les entiende. No tienen mala intención, creo, pero es que con esos dientes contrahechos debe de ser difícil pronunciar. Pobres. Y eso que el idioma es muy simple. La unidad mínima de expresión es el eructo. Dicho así parece fácil, ¿verdad? Pues hay que interiorizarlo cuanto antes para aprender maneras. Yo practico todas las tardes en el pub. Ya soy capaz de decir mi nombre en un solo eructo. Cuando pueda decir también mi número de teléfono de tirón vuelvo a España (si le parece bien a su Sastridad, claro).

Frank Habicht fue un testigo de excepción de la década de los 60, especialmente en el Reino Unido. Él puso los ojos y la cámara a la revolución social, sexual y cultural que lo cambió todo para siempre. Sus fotos llevarán siempre a los Rolling Stones como banda sonora.

Seguro que le gustaría a Frank…

The Rolling Stones – (I Can’t Get No) Satisfaction.mp3

The Rolling Stones – Ruby Tuesday.mp3

The Rolling Stones – Paint It Black.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s