AVPR

alien

A veces tocaba cine. Cine del bueno. Este es un ejemplo: la reseña de Alien Vs. Predator que hizo Neo de la Olla el 18 de enero de 2008.

AVPR no significa Asociación de Víctimas del Perecismo Rabioso. AVPR son nada más y nada menos las siglas de la lucha más esperada en los últimos años: Alien Vs. Predator (Réquiem). Los dos monstruos reunidos de nuevo en una peli en la que la sangre ácida y las cuchillas, la mirada láser y las lenguas-boca, las cesáreas sin anestesia, los cuerpos desollados, las incubadoras humanas, los tentáculos asquerosos, las rastas grasientas y las colas puntiagudas, las lanzas extraterrestres, las mandíbulas cruzadas y las caretas aztecas prometían fundirse en una acción sin límites. A tope. Sangre, sudor y sangre que (como decía mi hermano cuando hablaba del libro de un gachó ruso) “nos transportaría al paroxismo de la Verdad insospechada” (hay que ser capullo para decir esto de todos modos). Una película que nos traía además un regalito: el Predalien, que a diferencia de lo que mucha gente cree, no es un híbrido de Alien y Depredador sino un depredador incubado en el cuerpo de un Alien, un ser ochenta por ciento Alien y veinte por ciento Depredador, más o menos. Con esta emoción y diez bolsas de Chetos me metía al estreno el viernes pasado con Coleguita. Todas las localidades vendidas, gente de todas las edades: niños que tuvieron que abandonar la sala asustados, adolescentes escandalosos, matrimonios jóvenes, abuelos, selenitas, marcianos, venusinos… A mi izquierda había una mujer gorda y sola con la caja del Monopoly en el regazo. Miré a Coleguita y se apagaron las luces. La nave del depredador ya se estrellaba contra la Tierra… Aquí empezaron los disgustos. Nadie puede creerse que los Alien pudieran llegar al bosque en tan poco tiempo. La nave no había hecho más que estrellarse. Bueeeno, todo sea por la sangre. La cosa, sin embargo se puso pesada con algunos personajes sin importancia, chavales que total iban a morir… Por fin, después de mucho rollo vacío de seres humanos, llegó el Depredador y yo abrí la tercera bolsa de maíz. Venía lo bueno. La gorda de la izquierda, entusiasmada, levantó la tapa de la caja y sacó un bulto negro. Se lo llevó a la boca. Las luchas entre los monstruos fueron una mierda, siento decirlo. Las imágenes super oscuras en las que no se entendía nada, parecía una producción de segunda, una película de serie B. El sonido, al menos, estaba conseguido, aunque en nuestro caso se mezclaba con el tragar y regurgitar de la gorda, que engullía una morcilla mojada en yogur. Los piñones le caían por la barbilla. ¡Dios, qué asco! Daban ganas de potar. Entre las escenas irreconocibles de lucha los directores insertaron el rollo de un chico al que le pegan sus amigos pero que al final se folla a la guapa. Falso hasta decir basta. A mí siempre me han pegado mis amigos y sigo virgen. Además, el hijoputa se salva al final. Joder. Y ese final baboso, con una asiática mediando entre los mundos intergalácticos. Si al menos hubiera sido negra como en la primera parte… Salieron los títulos de crédito y la gorda eructó mandándonos a todos fuera. En fin, habrá que esperar a la tercera entrega.

H. R. Giger fue el artista encargado de crear el mundo de Alien. Su obra no pierde espectacularidad con el paso de los años.

Tricky – Nothing Changed.mp3

Tricky – Something In The Way.mp3

Massive Attack & Tricky – Karma Coma.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s