ANA M.

manzana10Poesía. A veces nos íbamos por esos derroteros. El 24 de enero de 2008, el Navegador publicó este paseo por los versos y el recuerdo de Ana M.

Hoy voy a cambiar de tercio, que toca hablar de poesía. ¿De poesía? Sí, de poesía. Qué pasa, ¿que a mí no me puede molar la poesía? Pues me mola y mucho. Ya sabéis que yo no soy de libros, que con el portátil me sobra. Pero el surtido de poetas cibernautas es tan vasto que al final te enredas con uno o con otro y te acabas enganchando. Pero no quería hablar de la poesía en internet en general, donde hay sobredosis de blogs con unos arrebatos de lirismo petardo que puedes acabar flipando. Prefiero ir a lo seguro y centrarme simplemente en la mejor bitácora de poesía que yo he disfrutado en mis largas noches de navegación: la de Ana M., la verde doncella, la manzana más apetitosa de todo el frutero. Yo no la conozco, pero los carretes sin hilo dicen de ella que “tiene un efecto magnético gracias a esos ojos de Uma Thurman y ese verbo cautivador”. Me comentan que es rubia, guapa, lista, joven, valiente, divertida, culta, socarrona, tierna, pizpireta, pinturera, apasionada, tenaz, moderna, curiosa y un montón de cosas más. Vamos, una niña preciosa y una poeta inquieta y perturbadora. En “Carpe Noctem”, escribe: “Y ellas vuelan, vuelan, las prostitutas del hambre, con el deseo entre las piernas y una promesa de dormir siempre sucias”. Vaya. Su blog, que es una delicatesen de humor y amor, recurre al diario apresurado para obsequiar al personal con versos, epigramas sorprendentes, avisos, noticias, fotos, cariños, alguna aventura y otras cosas. De vez en cuando, se deja llevar por lo prosaico y lo “croqueto” con La Rubia Tonta, que le revoluciona un poco el cotarro con sus historias de Terelu. Pero Ana M. ha sido además el vehículo transmisor para que, al menos yo, que soy un poco zopenco, conozca a poetas imprescindibles: ahí están los chicos de Sopa de poetes, los de Calambres exquisitos, Sonia Fides, Luna Miguel o Marta Navarro, de Entre Nómadas. Es un goce leer a Fernando Sarría, que le regaló a Ana M. unos versos bien guapos con motivo de su cumple: “Templa la aurora en tu cuerpo su mano blanca / y en tus ojos el cielo se eterniza, / mientras la risa sigue lenta / el fluir nacarado de tu boca. / Tú te abres al mundo / rodeando de flores olorosas las palabras / elevando el precio de un silencio / al mágico valor de la ternura”. Pues eso, que no os la perdáis. Merece la pena. Está aquí cerca.

La chica de la foto no es Ana M., pero podría serlo. Se trata de una de las modelos del artista belga Ben Goossens, un experto en las fotocomposiciones más surrealistas, a las que suele dar un suave sabor a manzana.

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s