EL RELATO DEL MES

kiss5El 6 de febrero de 2008 el Sastre avisó de la  publicación de un nuevo relato en La habitación de Klaus, así como de varios cortometrajes bien interesantes.

La habitación de Klaus está de estreno. El colaborador habitual de La Caja de los Hilos Tomás Lobo presenta un texto que recoge con desorden los principios de la mera descripción para construir “La mujer poliédrica”. Es un cuento sobre el voyeurismo y la geometría y sobre los secretos inconfesables que todos escondemos. Pero, ante todo, es una historia sobre el miedo a amar y a ser amado. En las últimas entradas, La habitación de Klaus se ha concentrado precisamente en el amor en sus diversas variantes. El amor furtivo aparece en “Apnée”, un cortometraje experimental de Claude Chabot que seguro que os dejará con la boca abierta. Siguiendo por la senda de los cortos, La habitación de Klaus nos ofrece un clásico. Se trata de “El Columpio”, dirigida en 1992 por Álvaro Fernández Armero y ganador de un Goya. Consiguió que en los andenes del metro se desatara un verdadero frenesí de conquistadores a la caza. “Sync” representa el amor sexual y apasionado. Este cortometraje dirigido por Marco Brambilla es uno de los siete que componen la serie “Destricted”, que investiga las fronteras entre la pornografía y el arte y que cuenta con artistas tan destacados como Marina Abramovic, Larry Clark o Gaspar Noé. Hace solo unos días, La habitación de Klaus presentó “Un amor”, del también actor Raúl Arévalo, un relato sobre el amor roto o el imaginado. Esa es la duda. En cualquier caso es un cortometraje precioso. Bueno, lo dicho, que no os perdáis La habitación de Klaus. Ya me contaréis que os parece.

Roy Lichtenstein es un maestro del arte pop. Su aproximación al cómic y a la cultura de masas, desde la imitación y la búsqueda de nuevas escalas y significados, se ha convertido una referencia de la expresión contemporánea. En la imagen, “Kiss V”.

Buscando amor…

Dusty Springfield – The Look Of Love.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s