MI PENITENCIA

574581Aunque la Semana Santa quede lejos, recuperamos un texto de Amadeo Martillo, atrapado entre cofrades y capirotes. Una vez más. Se publicó el 21 de marzo de 2008.

El hombre ha pisado La Luna, ha combatido la enfermedad con tecnología láser, ha logrado que los flujos de información recorran el mundo en cuestión de milésimas de segundo, pero aquí, en Zaragoza, pese a los avances de la ciencia, soy incapaz de sortear una maldita procesión. Da igual lo que haga. En cuanto me atrevo a arrancar el coche para transportar a los cuatro o cinco desgraciados que prefieren esconderse en sus madrigueras en estos días de pasión, el azar empieza a desenfundar su espada para empujarme a una trampa infranqueable. Como un Sísifo calvo y amargado, todos los años acabo en el mismo punto, atrapado entre cofrades y feligreses, condenado a arrastrar la pesada roca de frustración que acompaña a los pasos y las trompetas. Esta vez estoy parado en la calle San Braulio, con esa extraña sensación que te agarra las tripas cuando ves de cerca la muerte. No me puedo mover en ninguna dirección. Cientos de fanáticos, quizá miles, me rodean por todas partes, manosean el capó del taxi, me miran con desdén, como si descubrieran mi ateísmo y mi mala sangre a través del parabrisas. Siento el peligro, así que palpo la pistola por si acaso. Por Espoz y Mina se balancea un Cristo retorcido y ensangrentado, atado a una columna, rodeado de penitentes encapirotados y temibles. Tengo miedo. Quiero huir, pero no es posible. Desenfundo la pistola por si acaso. Entonces tengo un extraño arrebato místico y pienso en Dios. Recuerdo mi infancia, cuando cantaba en el coro de la capilla del colegio, la catequesis con los jesuitas, los rezos antes de dormir, el amor fraterno, la caridad cristiana… Eran tiempos de fe y esperanza. Siento que Jesucristo me mira, como quien observa a la oveja descarriada que reclama una nueva oportunidad, al hijo desorientado entre la multitud que busca desesperado la mano del padre. Cuando creo que se va a apiadar de mí y va a obrar el milagro que me permitirá escapar de la marabunta, levanta el dedo corazón y con una carcajada malévola me dice: “Jódete”. En la calle, continúa la procesión. Es mi penitencia.

JAM Montoya es un controvertido fotógrafo extremeño que fue objeto de furibundos ataques por su irreverente colección Sanctorum, en la que mezcla los símbolos más reconocibles de la iconografía religiosa con motivos sexuales. Al margen de polémicas, merece la pena echar un vistazo a su obra. Es diferente. La imagen que ilustra este post se titula “Corazón ardiente”.

Un poco de pasión…

Madonna – Like A Prayer (YouTube)

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s