LA CARACOLA

hada11El 29 de marzo de 2008, el hada madrina entró de nuevo en nuestra caja. Y nos contó su emocionante viaje al interior de una caracola.

La caracola está vacía, como el perdón tras la batalla. Desprende unos vapores oscuros, negros, o casi negros, no lo sé. Pequeños destellos de Luna disfrazan el desnudo de alguna vieja presencia que no acaba de descubrirse, mientras yo miro un poco más sin ver nada. Entorno los ojos, me esfuerzo por perfilar el susurro de mi infancia o el entierro de Peter Pan, pero fracaso de nuevo. Miro un poco más y un poco más. Al final, como quien secuestra un silbido, tropiezo y me precipito por un tobogán de acero hacia el estómago de la babosa, hacia el escondrijo espeso que alguna vez ocupó el mal. En el viaje eléctrico, escucho ese ruido que solo puede provocar el mar cuando esconde el azul bajo la alfombra, por si viene Neptuno y se lo quiere robar. De los ecos de las olas caen burbujas de arena que me queman la epidermis impaciente. Las alas no responden, el cabello coge velocidad y yo desciendo rápidamente hasta que de repente el sol decide dejar de llorar. Es entonces cuando hago pie. El golpe lo amortiguan las iguanas de la primavera, que abren las ventanas para dejarme respirar, aunque sea poco. El suelo se llena de charcos y en los charcos, viejos enanos cantan romances a las ranas tuertas o al verdugo indecente. Al fondo, una gruta angosta alarga su brazo tatuado hasta enseñarme la lámpara de la caracola, bañada con algas de plata. Como si se atragantara con el silencio obsceno de algún olvido o de alguna causa, la llama parpadea, gotea y se entrecorta como la cera que muere en las estalactitas. Sin saber por qué, soplo despacio. Por un instante, como si la nada me rozara los párpados, se hace la luz y yo, emocionada, creo descubrir en el horizonte los cristales que se extraviaron alguna vez entre los abrazos de la espuma y la sal. Sonrío. Por fin, vuelvo a ver el azul del mar.

Helena Santolaya se trajo esta hada encantada de su última visita a la playa…

Cantemos en voz baja…

Low – Silver Rider.mp3

Low – Just Make It Stop.mp3

Low – Plastic Cup.mp3

 

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s