REBECA LABECA

conradTras una primera colaboración, el Sastre presentó el 19 de abril de 2008 a una nueva integrante del equipo de la Caja. Se llamaba Rebeca Labeca y era más o menos así.

32 años y siete de ellos viviendo fuera de Zaragoza: Erasmus en Francia, prácticas con una beca Leonardo en Oporto, cooperante en Nicaragua y Mozambique y trabajadora basura en Edimburgo. Parece que últimamente quiere sentar cabeza y lleva un año en Zaragoza esperando que la llamen para trabajar como profesora interina de secundaria. Al principio estuvo enseñando idiomas en una academia y recorriéndose la ciudad en bicicleta dando clases particulares. Este año se ha hartado de enseñar los verbos irregulares a adolescentes hiperhormonados y ha empezado a trabajar de camarera en La Habana. La Habana no es La Habana, Cuba. La Habana es La Habana, buena música y buen ambiente de diez a tres y de martes a domingo, calle Cesárea Tinajero 24, local, Zaragoza.

La Habana es también el bar de Guillermo, un exnovio con el que Rebeca recorrió Centroamérica en autobús en 2002. A Guillermo no le gusta trabajar cuando hay poca gente y además Rebeca es de confianza así que entre semana suele ser ella la que está detrás de la barra. Los ratos en que el bar está medio vacío Rebeca aprovecha para poner su música y escribir. O intentarlo.

Conrad Roset es un artista catalán que causa un efecto perturbador con la delicadeza de sus ilustraciones.

Emilie Simon – Flowers (YouTube)

Emilie Simon – Desert (YouTube)

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s