EL CAMELO DEL POETA

Hope-Gangloff-01-25Rebeca Labeca publicó en la vieja Caja este texto sobre la noche y la vida el 21 de abril de 2008.

Martes: 21:15 h.
El bar vacío. Esta noche hace frío y se nota que a la gente le da más pereza salir. Aprovecho para poner el disco de Pink Martini y saco mi cuaderno Claire Fontaine para ver si consigo acabar el relato que comencé la semana pasada.

21:25 h.
Coleguita y Neo entran por la puerta y piden dos botellines. Se acomodan con sus cervezas detrás de la columna. Seguro que van a liarse un porro y por eso se esconden. A mi plim. Hoy no tengo ganas de discutir con nadie. Que les diga algo Guillermo cuando llegue, si es que él tiene ganas.

21:35 h.
Coleguita se acerca zalamero y pone ojos de spaniel buscando ser adoptado. Esto ya me lo sé. Ahora me dirá que estoy muy guapa y que soy la reina de las camareras y me pedirá que les invite a una ronda. Como si lo viera.
– No sabía que dibujaras.
¿Que dibuqué? Miro el cuaderno y me doy cuenta de que no he escrito una sola línea desde que empecé y que me he dedicado a hacer garabatos sin pensar en lo que hacía.
– No, no dibujo, estaba intentando escribir algo.
– Ah, ¿escribes? Yo soy poeta. Estoy escribiendo poemas para hacer un “romancero calorro”, algo como lo del poeta ese que se cargaron en la guerra civil ¿Sabes quién digo?
– Sí, sí sé, sí.
– Pero algo más masculino, más profundo, sin mariconadas de esas que no se entienden…
– Ya veo…
– Y además escribo en una página web muy importante. Bueno, en realidad, soy uno de los jefazos de la página. Podría dejar que publicaras algo…

hope_gangloff03:30 h.
Cierro el bar. Caja regular. Coleguita y Neo se han bebido quince tubos y no han pagado nada. Y yo me he comprometido a escribir (by the face) en La Caja de los Hilos. ¿Existirá esa página o estos dos me la han vuelto a meter?

La artista que ilustra este post es Hope Gangloff, una pintora que podría ser un Egon Schiele cool, con un trazo hipnótico de la intimidad, el desorden y la amistad.

Un martini rosa, por favor…

Pink Martini – We Three Kings.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s