BOMBAS ELECTROPERRAS

LA_TERREMOTO_3C. de la Vega nos contó el 1 de mayo de 2008 su desparramada fiesta electroperra.

Quién nos iba a decir a nosotros: el Neo, la Dora, la Virjuetas, el Nascu, el Flaco y el Coleguita (servidor) que acabaríamos ciegos como grupis perras y berreando las canciones de Chimo Bayo. Bombas bombas. Hablo de Alcorisa 2008, de la fiesta electroperra. El cartel lo decía todo. En orden de aparición y de destrozo: El Gran Puzzle cózmico, la nueva sensación maquinera. Le siguió Lorena C., enseñando canalillo y cantando en play back (dijo al final toda orgullosa que su último temazo se lo había hecho OBK, mira tú). Chimo Bayo apareció entre nieblas y luces cuando creíamos que todo el pescado estaba vendido y nos trajo más bombitas, las que nos gustan, estas sí y estas no. El resto fue ya incomestible. Bueno, incomestible sin diez vodkas encima. Estuvo de lujo, vamos. La prohibida, un transformer feo convertido en barbie coqueteando con los alcorisanos, (algunos la miraban entre las piernas con cara de incredulidad) y por último el lamentable (aunque no por eso menos sensacional) espectáculo de la Terremoto de Alarcón. No sé cómo pero el escenario se fue llenando de alcorisanos inmóviles y barrigudos que acorralaron a la terremoto hasta quitarle incluso el micrófono para gritar: “eeeehhhh”. Impresionante. Los intermedios los amenizó el DJ Bailando con lobas, en todo momento desacertado e inoportuno para no robarle protagonismo a las estrellas. Noche perra, sí señor. Vaya juerga.

La imagen de la Terremoto de Alcorcón es obra de The Torres Ibarzo, que retrata un mundo bear, trash, burlesque y fálico muy sugerente.

Disculpadnos por lo que vamos a hacer…

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s