BÚSQUEDAS

02El Navegador retornó el 18 de mayo de 2008 con un relato de las búsquedas que iban a parar a la vieja Caja. Esto es lo que se encontraba.

¿A quién se le puede haber ocurrido buscar algo en Google con el mensaje: “mi conejo tiene mocos”? Y lo que es más marciano: ¿cómo es posible que semejante freak (con perdón si está leyendo estas líneas) haya acabado en La Caja de los hilos? Pues esas cosas pasan, chicos, y el zumbado en cuestión accedió al artículo La Rubia Tonta pierde el hilo, firmado por La Rubia Tonta. Seguro que no era lo que estaba buscando, pero estoy convencido agradecerá el descubrimiento. El caso es que el servicio de estadísticas de Blogia permite conocer prácticamente en tiempo real el contenido de los mensajes de búsqueda en Google que dan a parar a este blog. Hay de todo. Están los interesados por los hilos, las hadas, los disfraces, las cajas o el maquillaje. ¿Quién buscaría “la caja de los deseos” y acabó abriendo la nuestra? Pero hay más. Están los místicos, como esos que teclean “hipotesis de dios” (sic), los penitentes (“confesion ave maria purisima”), los sorprendidos (“relatos de mujeres me pillaron cagando”) o los que tienen dudas ortográficas (“vervo aber abia”). Los hay crípticos (“ser claro es bulgar”), prácticos (“BORRAR TATUAJES CORPORACION DERMOESTETICA SEVILLA”), nostálgicos (“mi primera corrida en pantalla”) o los revolucionarios (“yo cuando oígo hablar de cultura busco las pistolas por si acaso”). También hay algún excéntrico (“globos de latex medusa”, “cunilingus moneda” o “follando paellas sex”) y más de uno que no tiene nada que hacer (“nombres ridiculos en español para bandas moteras”). En el universo Google, sobre todo se hacen preguntas del estilo: “cómo encoger la manga de un jersey”, “como se preparan unas gambas con arroz”, “como me converti en ateo” (si es que la red tiene respuestas para todo) o “cuanto vale el rollo de un kebab”. Pero la mejor de las interrogantes es: “mi marido mira porno ¿que hago, me separo?”. Es la única pregunta que sabría responder. Luego están los mitómanos, que buscan más datos de sus personajes favoritos: “elena santolaya filmografia”, “helena santolaya poeta”, “biografia de helena santolaya artista filologa” o, la mejor de todas, “elena santolaya desnuda“.

Continuemos. Al que bautizó a Cuca con semejante nombre, se le debería haber ocurrido antes que en numerosos países latinoamericanos así se denomina al coño. Cuca sabrá ahora que buena parte de las entradas a sus artículos proceden de gente que busca cosas como estas: “MUJERES FOLLANDO POR LA CUCA”, “juegos de puta dando cuca”, “mujeres que acaban por la cuca”, “mujeres con la cuca abierta…I”, “fotos de gordas votando leche por la cuca”, “porno cuca con pelos”, “cuca virjen imajen”, “YOUTOBE MINIFALDAS S LES VE LA sven_primCUCA” y muchas otras más. Cuca, ya lo sabes, la red está llena de salidos. Y hablando de salidos, cierro este texto con algunas frases de búsqueda que han escrito los más sobrados: “relatos eroticos de adolescentes negros que se follan a madres de sus amigos”, “como me la puedo meter entera en la boca” (interesante pregunta), “me follo un asno”, “OLOR OJETE”, “imagen mujer crucificada porno”, “toras muy guarras” (Uffff…), “obligado a tragar lefa”, “MMMM ABUELAS PORNO”, “por todo el ojete”, “porno mama se lo monta con su hijo”, “abuela con buen ojete” o “que rico el chocho de mi vecina”. ¿Tenemos que revisar los contenidos de este blog? Yo creo que no. Como podéis comprobar, el público de esta bitácora es de lo más selecto. No nos podemos quejar.

Nota del Navegador: Todas las frases entrecomilladas se corresponden literalmente con búsquedas de Google, sin correcciones ni añadidos.

¿Serán nuestros lectores como el modelo de la imagen? Habría que preguntárselo a su autor, Sven Prim, un maestro del retoque fotográfico.

Qué miedo…

Screamin’ Jay Hawkins – Yellow Coat.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s