PATATAAA!!!!

playmate_pManu Jiménez nos envió el 10 de junio de 2008 una nueva aventura de su amigo Moni, que vuelve a encontrarse a otro Cari de inquietudes perversas.

Cómo iba imaginar Moni que una palabra tan simple como “PATATA” le salvaría la vida…

Después de haber trabajado, otra vez con resaca, Moni esperaba el metro. Era tarde y apenas había gente, pero ella, que era muy zorra, sabía que un señor de unos 40 años no dejaba de mirarla. Moni, orgullosa de su intuición mariquita, sabía que su admirador se sentaría enfrente, y así fue. La cara de cerdo con la que aquel desconocido la miraba la estaba poniendo cachondísima. La situación le daba tanto morbo, que al prepararse para bajar Moni no pudo evitar mirarlo fijamente a los ojos con cara de perra en celo. En un abrir y cerrar de Popper, notó cómo algo grande y duro rozaba su culito de bollicao. Moni, al ver aquel cuadro sexual reflejado en el cristal, comenzó a notar las palpitaciones de su polla. Bajaron del tren y sin mediar palabra fueron todo el camino rozándose como una dinamo hasta salir a la calle. Cuando quiso darse cuenta, Moni ya estaba en casa de Cari. ¡La muy loca del coño había vuelto a irse con un desconocido! “Espero no terminar a las dos de la tarde, en la Gran Vía, descalza y con la ropa en la mano… otra vez”, pensó. Cari era más bien un tío normal. Su pelo canoso, su traje de prestigioso abogado y su gigantesco ático le hacían muy atractivo. Cari sirvió dos copas y descargó una montaña de cocaína sobre la mesa. Mientras, a Moni se le ponían los ojos de Candy Candy y pensaba: “Otra vez me he vuelto a enamorar este mes”. Pasaron horas bebiendo, drogándose y escuchando a Najwa. De fondo, pelis porno del C47. Cari confesó que tenía mujer, dos niños y que aquel ático era un picadero. Casi era de día y aún no habían pasado a la acción. Mientras hablaban, Moni se imaginaba envejeciendo con Cari. Estaba en una nube, acababa de redefinir la palabra amor. Comenzaron a desnudarse el uno al otro y no tardaron en follar como guarras desesperadas y súper drogadas. De repente, Cari susurró: “Si te hago daño, di patata”. Moni, que no entendía nada, siguió el juego como buena sumisa. Inesperadamente Moni empezó a recibir cachetazos mientras Cari le gritaba: “¡Te voy a matar a polvos, puta!”. Cada vez los golpes eran más fuertes. A Moni le gustaba probar cosas nuevas y no le disgustaba este “doloroso” juego hasta que le tapó la cara con un cojín. No podía respirar y ¿cómo iba a decir patata con un cojín en la cara? Moni lo apartó bruscamente y casi sin aire gritó: “PATATAA!”. Cari se disculpó y después de otra copa y un par de tiritos le propuso atarlo a una columna situada en medio del salón. A pesar de lo vivido y con el subidón de la última raya, Moni estaba a punto de decir otra vez que sí cuando Cari le contó que el último que ató se llevó dos días en la columna. picture-3A Moni se le pasó de pronto el colocón. Redefinió la palabra pánico. “Uy, tengo que ir al baño”, le dijo trémula. Y aprovechando que el sado de Cari estaba en la cocina, cogió su copa y su ropa y huyó despavorida de aquel lugar. Dentro del ascensor comenzó a vestirse, pero ya era demasiado tarde… Cuando la puerta se abrió, allí estaba ella: medio amoratada, semidesnuda y con una familia al completo mirándola. Otra vez Moni se había enamorado y desenamorado… en un abrir y cerrar de Popper.

Foon Foono nos ofrece unos transgresores personajes de nariz roja y mirada sexy. Dejémonos llevar por sus inquietantes intenciones.

Un poco de cultura petarda en un abrir y cerrar de popper…

Dirty Princess – Chúpame la fusta (YouTube)

Putilatex – Pornoclash (YouTube)

Putirecords – Hazme el amor (YouTube)

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s