EL RELATO DEL MES

to_change_space_by_zwirNuevo aviso de relato en La habitación de Klaus. En esta ocasión, Tomás Lobo nos obsequió con ‘Número privado’. Además, había otras cosas.

La habitación de Klaus ya tiene un nuevo cuento en su portada. Vuelve Tomás Lobo con una historia que aproxima a nuestro blog hermano a la delgada línea que separa el pánico de lo inevitable. El relato ‘Número privado’ se acerca a un hombre en una situación límite. Perdido, solo y alcoholizado, busca las huellas de lo que ha sido y trata de desandar el camino para no caer en el precipicio. Pero en las últimas semanas, La habitación de Klaus nos ha ofrecido mucho más. En este caso, Klaus y Klaus han seleccionado una serie de videoclips recolectados previamente en esa bitácora estupenda llamada suziejubeat!, elaborada por nuestro querido R. El primero lleva la firma de Mike Mills, que ha sido el autor de vídeos de Moby, Yoko Ono y Air. Esta vez incorpora imágenes llenas de dulzura e introspección a una bellísima canción de los Blonde Redheads llamada “My Impure Hair”. La siguiente parada en La habitación de Klaus nos lleva hasta Nicolás Méndez, autor de videoclip del grupo asturiano Edwin Moses. “All the way to get by” es el tema que bailan unas hermosas chicas ante la sensibilidad de la fotografía de Méndez. El camino por La habitación de Klaus nos dirige hasta Luis Cerveró, director habitual de los videoclips de Los Planetas. Precisamente una pieza de este grupo granadino, “Alegrías del incendio”, acompaña a los protagonistas del vídeo, Irene Asensio y Mario Custodio Cordobés, en su divertida senda hacia el orgasmo. Por último, abrimos paso al Super-8 siempre melancólico de Cam Archer, que acompaña a Pantaleimon y su “We love”. Sirva esta presentación para que os deis un paseo por La habitación de Klaus. Lo pasaréis bien.

Este artículo está acompañado por una imagen del fotógrafo ruso Bogdan Zwir, que propone un curioso diálogo entre lo clásico y lo experimental.

Un paso atrás…

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s