JORNADAS QUEER EN ALCOI

AmandaNascu nos envió el 26 de septiembre de 2008 una crónica de sus peripecias en las Jornadas Queer de Alcoi, que se desarrollaron el 12, 13 y 14 de septiembre de aquel año.

Tras un largo, largo viaje de autobús, una no se puede permitir mucho más. Llego a Alcoi en busca del Centro Social Ocupado “El Molinar”, con mi casa a cuestas, como buen mochilero que se precie. Para mi sorpresa he perdido las indicaciones de cómo llegar y ningún alcoiano me sabe decir dónde está este centro, así que llamo a mi querida amiga que muy amable lo mira en internet y me lo indica. Ando, ando y ando y allí está, en un paisaje bastante pintoresco, una antigua zona industrial con una nave ocupada y tres personas en la puerta. La hora del inicio parece retrasarse, una tónica que acompañará el desarrollo de estas Jornadas Queer.

Me remango las faldas y me pongo a colaborar como si llevase allí toda la vida. Comienzo a descubrir que varias de las cosas que estaban programadas no tendrán lugar la gente en esa informalidad permitida ha fallado en último momento, qué casualidad, son algunos por los que me ha movido desplazarme hasta aquí, una especie de continuación de lo vivido en Donosti a principios de julio a manos de Beatriz Preciado. Por su puesto, ella tampoco estará, ¡jo!

Al cabo de unas dos horas, cuando parece que hay quórum, nos reunimos en un gran círculo indio e intentamos aclarar qué es esto de lo queer, concepto que estará muy presente durante todas las jornadas. No se terminará de consensuar una única forma de entenderlo. En la presentación, conozco a los que serán mis compañeros de jornadas, un grupo de murcianos y murcianas muy simpáticos que han venido a ver qué es esto del “movimiento queer”. Luego nos daremos cuenta que como tal no existe, lo componen individuos con representaciones de la teoría queer en muy diferentes formas.  Bueno, estos chicos y chicas libertarias muy amablemente preparan una cena vegana a base de ensalada con frutos secos. La noche pinta bien, pero descubro que Diana pornoterrorista no estará, ¡jo!

Un cantautor a modo Albert Pla, pero en versión valenciano, hace reír a los afortunados que entienden el valenciano. Esto también generará controversia. ¿Es una lengua minoritaria y por eso debe estar presente? Somos una mayoría los que no entendemos valenciano. ¿Establecer una lengua común permitirá una mejor comunicación?

Continúa Ana Elena Pena, descarada, provocadora, sin pelos en la lengua, interactúa con un público bastante apalancado. ¿Serán los porros? Nos hacemos íntimos y quedamos a desayunar al día siguiente. Termina la noche con un grupo de música electro experimental. Madre, imaginaos como puedes acabar de rayao.

A dormir a la casa ocupa, ¡joder con la ocupa! Es estupenda, con una enorme buhardilla donde compartiremos nuestros pedos, ronquidos y algún gemido que otro si se precia.
Tras el desayuno con Ana Elena Pena,  seguimos con las Jornadas. El programa es apretado, pero sin prisas. ¡La prisa mata amigo!


Es ella… la Pena más bella.

La mañana del sábado comienza con dinámicas en las que vamos a trabajar los roles, así como muy general, y termina en una especie de terapia de grupo donde cada uno se expresa. Mis amigos murcianos y yo comemos por el pueblo. La comida vegana nos ha abierto el apetito, comida para llevar al parque y a darle al pico con esto de la teoría queer, la práctica queer…

Volvemos tras una larga pausa. Nuestro amigo Eduardo Nabal  nos presenta su interesante libro “El marica, la bruja y el armario”, un destripe de algunas películas, un análisis desde el punto de vista de un marica sin pelos en la lengua. Saca a relucir la homofobia femenina y la misoginia gay en el cine al uso. Continuamos en el gran círculo “indio” todas las “charradas” concentradas en una: el tema es lo “queer”. Se establece el debate: “queer” es una etiqueta, es un estilo de vida, es una lucha política, la identidad es fija o variable. ¿Se puede utilizar como lucha política? ¿La lucha de los grupos lgtb frente a la lucha de lo “queer” ha excluido a un sector del colectivo que no cumplía los patrones marcados desde el heteropatriarcado? ¿Estos no han sido lo suficiente “queer”? ¿Hay que hacer autocrítica dentro del movimiento libertario porque hasta ahora no se oía hablar en estos términos? ¿Cómo ponemos en la práctica todo lo que os dice la teoría?  Hasta ahora ha habido muestras de lo queer en movimientos como el feminista, los grupos de osos, los drag king, los travestís, las butch, los maricas, bollo y trans de pueblo. ¿Han sido menos queer por no utilizar esa etiqueta? Un largo e interesante debate que pone sobre el círculo muchos conceptos con los que todos nos intentamos aclarar.

Y ya llega la hora de la cena vegana y la noche se prepara bastante animada. El cartel no es para menos, taller- performances con Caravana fuckgender. Y la hora de los grupos de música: Exoticopop, una pareja bastante peculiar, ataviados de unos modelos hechos por ellos mismos y unas letras muy subversivas, un canto al placer anal. Sacaron su muñeco “cul cul”. Los Koplovich, dos chicos de la zona, de Ibi, un grupo de electroclash, con letras alocadas y cargadas de mensaje, nos divirtieron e hicieron bailar.

amanda-leporeEl último grupo lomÖnaco, dos chicos y una chica, con mucha labia, y letras muy divertidas, coreografías muy ochenteras y un look de modernas fatales. Dieron el subidón a la noche, el mismo que ellos mismos llevaban. La última la cantaron con sus amigos Los Koplovich.

Y con el subidón de la noche y unos cuantos cubatas de Almirante, continuamos bailando quemando todos los cartuchos. Poco a poco fuimos quedando las más lanzadas. Era la última noche, así que todos queríamos tener nuestro ligue de las jornadas. Las miradas eran cada vez más intensas y los acercamientos… y al ataque que ya son las 7 de la mañana.
Domingo de resaca, de contarnos las peripecias de la noche, intercambio de mail, y cada mochuelo a su agujero.

El genio de David LaChapelle ilustra este artículo con lo mejor de esa heroína queer que es Amanda Lepore y sus fascinantes rizos rubios (o no).

Música exótica…

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s