ESPORÁDICO

ernesto2M. nos avisó el 18 de octubre de 2008 de la publicación de un nuevo número de “Esporádico”, el fanzine digital promovido por Ernesto Sarasa, que además aporta sus fantásticas ilustraciones.

Ahora se pasea por la red dejando caer sus pequeñas esporas, pero nació en papel allá por el año 2005 bajo el empeño del ilustrador y diseñador Ernesto Sarasa. En aquellos tiempos, “Esporádico” era una colección de “pictoiconografías” que podían cobrar vida “marcando la página de un libro, decorando la carátula de un CD, estampadas en camisetas, como posavasos, trepando por la pared o volando por el aire”, como explica el propio Ernesto. Se trataba de ilustraciones sencillas, versátiles, pero con mucho significado. “La ilustración es en color negro, sin texturas ni matices. De este modo, tiene la libertad para habitar en cualquier sitio”, añade Ernesto. El formato incluía una poesía, un pequeño relato o un micro-reportaje que escribía gente próxima a Ernesto. Por allí pasaron Fernando So Young, conductor de ese magnífico blog llamado Soyuz, nuestro querido Sergio Algora o el artista Ángel José Laín. Ernesto ha recuperado su “fanzine mutante” este mismo año y ya ha publicado tres números, el último de este mes de octubre. Según explica el autor, “el texto encuentra felizmenteespora una ilustración, aunque ambos mantienen una vida particular, que es lo que me interesa”. En el último número podemos disfrutar del talento literario de Carlos Grassa Toro o Paula R. Español.  “El trabajo es una demo o maqueta -concluye Ernesto-, como la que hace un músico. En este caso se trata de una demo como ilustrador y diseñador, pero a la vez intento que sea un producto emocionante para el que participa escribiendo”. También lo es para el que participa leyendo. Doy fe.

La espora vuela…

Brian Eno – Little Fishes.mp3

Brian Eno – The Big Ship.mp3

Brian Eno – Golden Hours.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s