LA PENÍNSULA DE CILEMAGA

grullasweb1Alicia Lázuli repite en la Caja con una hermosa crónica de la presentación del libro ilustrado La península de Cilemaga, que tanto nos ha emocionado a todos.

Querida tía Neus, no sabes cómo echo de menos poder hablar contigo, pero estos días hay mucha actividad en la ciudad y el Sastre me pide dedicación completa. El sábado pasado me envió a cubrir la presentación de La Península de Cilemaga. Ya me conoces, tía Neus, como el acto tenía lugar en el Museo del Teatro de Caesaraugusta pensé que se trataría del descubrimiento de algún resto arqueológico. También pensé que el hombre vestido de romano que se apoyaba en la pasarela formaba parte de la plantilla del museo, que sería algo así como un guarda de seguridad adaptado al entorno de las ruinas. Pero resulta que ni el romano era un guarda de seguridad ni lo que se mostraba eran restos arqueológicos, que lo que se presentaba era un libro de Helena Santolaya. Mira tú, tía Neus, que el presentador resultó ser ese catedrático punk que siempre la lía en los conciertos cantando contra todo. Y la presentadora esa mujer tan lista que dejó con la boca abierta a señoras y señores barbudos cuando recibió el Premio Ciudad de Barcelona. No te imaginas, tía Neus, cómo se quedó todo el mundo cuando de pronto Túa Blesa, el punktedrático, sacó un rollo manuscrito y se puso a leer en latín. Todavía me parto de la risa al acordarme de la cara de sorpresa de Helena gatoweb1Santolaya, la del álbum ilustrado. Y yo me sentí de pronto más integrada entre todo ese montón de gente porque no era la única que no entendía nada. Luego habló en cristiano, con perdón, y dijo cosas muy sesudas sobre la cartografía de la península de Cilemaga, y sobre un lugar donde las palabras nacen bajo las piedras abandonadas al tiempo, aunque, de vez en cuando, le tomaba el pelo a la autora o se solidarizaba con Cicerón por la dificultad de la lectura en rollo. Después habló Sandra Santana. Cómo se nota, tía Neus, que es poeta. Nos invitó a imaginar un mundo donde las cosas se desvanecieran ante la imagen de sus nombres y los jerséis se tejieran con el hilo de la caligrafía. Sé que te hubiera gustado escucharla, tía Neus. Helena Santolaya estaba tan nerviosa que no acertaba a decir nada, tuvieron que apuntarle hasta los agradecimientos. Casi se deja a la editorial que ¿sabes cómo se llama? Pregunta. No digo que preguntes, ¿eh?, tía Neus, digo que Pregunta es el nombre de la editorial.

No me extraña que estuviera tan emocionada. Y es que, tía Neus, no será la escritora con más premios, pero, desde luego, sí debe de ser la escritora con más amigos porque, no te lo pierdas, supe que entre todos habían preparado el catering que, acompañado por la música que pinchaba Luis Marco, se sirvió después en la terraza del Museo. Por cierto, no sé quién será esa tal Carmen Bravo, pero debe de ser alguien muy importante porque todos, con el pretexto de su cumpleaños, le dedicaban unas palabras. A lo mejor era alguien del equipo de Saúl Esclarín, el Director General de Cultura del Ayuntamiento que también estaba allí como un romano más, empujando un carrito de bebé.

PortadaPregunta1Te envío un libro dedicado por Helena Santolaya. No veas lo que me costó conseguirlo porque, como había tanta gente, el Museo cerró cuando todavía había fila. Menos mal que siguió firmando libros sentada al sol en un banco de la Plaza de San Pedro Nolasco. Supe después que en ese mismo banco se sentaba su hermano para tomar aliento en el paseo diario hasta su casa. Había tanta magia que no me hubiera sorprendido que las grullas de papel hubieran comenzado a mover sus caligrafiadas alas para salir volando. Qué improvisado y bonito homenaje ¿no te parece?

Ya me dirás si el libro te ha gustado.

Un beso, tía Neus.

Alicia

Las imágenes que acompañan a este texto corresponden al libro ilustrado La península de Cilemaga, de Helena Santolaya, que se presentó el pasado sábado 12 de marzo en el Teatro Romano de Zaragoza.

Fleet Foxes – Bedouin Dress.mp3

Fleet Foxes – Grown Ocean.mp3

Fleet Foxes – Helplessness Blues.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Textos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA PENÍNSULA DE CILEMAGA

  1. Beatriz dijo:

    Gracias por mostrarnos el enlace del video a los que no pudimos acudir a esa presentación del libro, a la vez homenaje plural (esa Carmen, esa Helenísima y ese hermano). Imágenes que no hablan por si solas por lo bien acompañadas que están por las palabras, pero que bien podrían. Siempre es un placer emocional e intelectual disfrutar de tus locuras.

  2. isaias dijo:

    ES UNA MARAVILLAAAAA
    SIEMPRE ESTERÅ AHÍ GUAPAAAAAAAAA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s