EL COMANDANTE FREDRICK

play30El 24 de marzo de 2008, Neo de la Olla se topó casi por casualidad con una de sus grandes pasiones: los clicks de Playmobil. Así lo contó.

Venía ayer de echarme unos litros con Coleguita y pasé por la plaza del Pilar. Aluciné. Una fila de la hostia que llegaba hasta la puerta del Ayuntamiento. Le pregunté a uno qué regalaban. “Hay una exposición de los Playmobil”. Casi me da un blancazo. Jodo, eso sí que mola. Además de machacármela con Jenna Jameson y disfrazarme de Luke Skywalker, lo que más me flipa son los clicks, con esas manos siempre preparadas para trincar un cubata. Unos superhéroes, vamos. La de horas que he estado intentando que un playmobil se la menee. No hay manera, co. La mano no les llega, es su único defecto, les falta el giro maestro. Pero eso lo contaré otro día. A lo que vamos, que ya era hora de un poco de cultura en esta puta ciudad, que aquí hay demasiado cazurro. Bueno, que le metí un par de codazos a unos críos y me colé en la carpa. Casi me jiño cuando vi lo que se cocía. Entras y te encuentras una versión del concierto de los Héroes que te cagas. Ni los Beatles. Hay una mesa de romanos de flipar. Pero el que mola es el de los vaqueros, con el fuerte y el tren del oeste. El del oscuro futuro, con zombis y soldados vomitando sangre es la pasada. ¡¡¡Está el barco pirata que me regaló mi vieja estos Reyes!!! Había tigres y leones, dinosaurios, y Braveheart, y hadas y duendes, y los tiburones zampándose a los marineros. Hasta un Goya, chaval, y una procesión de Semana Santa… Al final me eché a play40llorar y todo: me encontré la expedición al planeta Shyra, con el comandante Fredrick a la cabeza de la tripulación de una nave de morirse, atacada por los alienígenas… Lo que daría por ser el comandante Fredrick, ese seguro que folla, aunque tenga la pija más corta que un playmobil. Vamos, esta exposición te eleva, co, te hace plantearte cosas. Me fui echando hostias a casa y saqué mi megacajón de los clicks. La mano no les llega, copón, es que no les llega… Menuda putada.

Pierre-Adrien Sollier es un pintor francés que utiliza los playmobil como base creativa de una obra espectacular. 

Un poco de diversión…

Gorillaz – Sunshine In A Bag.mp3

Anuncios

Acerca de cajadeloshilos

Somos tres carretes sin hilo. No tenemos ni presente, ni futuro. Sólo nos une el origen. Un pequeño gran bar zaragozano, donde entre cervezas y humos descubrimos que la ciudad deshilachada aburre. Que hay que coserla. Ahí nació todo. Quizá fue por una canción. O por una borrachera. O por la mirada expectante de Helena. El caso es que allí se encuentra el principio de nuestros desvaríos. El tiempo y la mala fe de algunos frustraron ese punto de encuentro. Pero no se perdió su espíritu y allá donde fuimos nos acompañó “La caja de los hilos”. Ahora volvemos a apuntar el rumbo. Solo necesitamos un hilo, un dedal, una aguja, un trapo viejo y un poco de habilidad. Si queréis colaborar con nosotros, nos podéis enviar vuestros textos a la dirección cajadeloshilos@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Palimpsestos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s